finderscreensnapz008.jpg

Preparando una escapada a Francia con mi novia nos encontramos con el conocido problema: el alquiler del coche. No tenemos uno y, cuando viajamos, no nos gusta quedarnos sólo con el centro principal de atracción turística de las ciudades, también intentamos siempre perdernos por carreteras y pueblos alejados, compramos mapas y los seguimos.

Desde luego, tiene sentido si el gasto del coche más la gasolina no sale demasiado caro. Así que perdemos varias hora buscando en la guía on-line y en páginas web una lista más o menos amplia de empresas de alquiler de coche, llamando y comparando precios. Es algo que puede estresar.

En una de esas nos topamos con una web que ofrecía alquileres de coches en muchísimas ciudades europeas. Venga. Introducimos datos, fechas, etc. Y nos hizo el cálculo con una tarifa muy interesante, la más competitiva de las que habíamos visto hasta entonces (y eso que habíamos visto mucho). Pero claro, la estética de la web nos hacía dudar: muy “americana”. Además de que seguimos teniendo nuestras reservas al momento de hacer pagos e introducir el número de la tarjeta. No reservamos. Y esa noche nos fuimos a dormir.

Al día siguiente, con mucha desconfianza, llamé al teléfono esperando que no contestase nadie. Pero contestaron. Una chica con acento extrajero me explicó el procedimiento y los pasos. Después de hacer todo, me llegaría un mail con la dirección donde recoger el coche. Con esa respuesta, no sin temor (porque aún desconfiábamos), lo hicimos.

Resultado: Nos llegó un mail de AVIS confirmando la reserva, al precio barato que decía la web, con la dirección y teléfono de la agencia donde recogeríamos el coche (como habíamos seleccionado previamente cerca a la estación de tren, no caminamos ni 100 metros). Ni qué hablar del coche y del servicio: AVIS es una respetada y conocida empresa mundial de alquiler de coches, todos lo sabemos. Y no es en vano. Y Firstcarhire resultó ser un intermediario que negocia precios muy competivos y los ofrece por su web. Imagino que los paquetes que obtiene no sólo son de Avis, sino también de otras grandes empresas como Hertz, Europacar, etc.

Anuncios