Amsterdam: Museo Van Gogh

octubre 23, 2007

 

musevan.jpg

[Foto extraída de minbuza.nl.]

El Museo Van Gogh fue inaugurado el año 1973. El sobrino nieto del artista, heredero de la colección, creó la Fundación Vincent Van Gogh que desde 1960 se había encargado de exponer las obras en diferentes museos y crear la colección permanente que encontraremos. Consta de dos edificios, el original diseñado por el arquitecto Guerrit Rietveld, quien no pudo dirigir la construcción al morir antes de que comenzarla, y el edificio anexo que se construyó debido al crecimiento de visitantes que obligó a separar en dos edificios la colección permanente y el ala de exposiciones. Este último es un espectacular edificio con forma de elipse de diez metros de altura por 76 de longitud, diseñado por Kisho Kurasawa, quien no dudó en usar valiosos materiales como el revestimiento de titanio del tejado, la piedra natural veteada de las paredes o la pizarra del estanque. El edificio principal tiene como sorprendente detalle la escalera del vestíbulo central, donde la luz natural penetra desde lo alto y fluye en las distintas salas del museo. 

El Museo Van Gigh se encuentra en Museumplein, se accede por Paulus Potterstraat 7 y se puede llegar sin complicaciones con los tranvías 2, 3, 5, y 12 y los autobuses 170, 171 y 172. Los accesos están adaptados para personas que necesitan atención especial y todas las plantas poseen ascensores. También se puede solicitar sillas de ruedas o coches de bebés disponibles para visitantes.

La colección de la obra de Vincent Van Gogh abarca las tres plantas del museo y está distribuida en 5 etapas. La primera va de 1881 a 1986, en ésta encontramos sus primeras obras, fruto de su experiencia como predicador en las zonas más miserables, como el grabado “Los comedores de patata”. La segunda etapa corresponde a su estadía en París y va de 1886 a 1988: obras como “Boulevard de Cliché” o “Autorretrato con sombrero” le corresponden. Luego encontraremos las obras de su etapa en Arlés, cuando cambió París por la región de Provenza en un intento de fundar el Taller del Mediodía con sus amigos pintores. De esta etapa son sus “La casa amarilla”, “La habitación”, “Los Girasoles”. Su cuarta etapa corresponde a su estancia en Saint-Rémy de 1889 al 90, y los cuadros que encontraremos son entre otros “El jardín del hospital San Pablo”, “Los olivos”, “La resurrección de Lázaro (según Rembrant)”. De la última etapa, que va de 1890 al 91, es su inquietante “Los cuervos sobre el trigal”; después de acabar este cuadro Van Gogh se pega un tiro en la cabeza. Todas estas obras están distribuidas también junto con obras de sus compañeros pintores como Gauguin y Toulouse-Lautrec y de otros impresionistas.

Anuncios

Amsterdam: Barrio Rojo

octubre 17, 2007

Barrio Rojo, Amsterdam.
[Foto extraída de Wikipedia.]

Situado en el mismo centro histórico de Amterdam, el Bario Rojo es la zona más visitada de la ciudad. Antes barrio de pescadores, se estableció sobre el dique que se construyó en Amsterdam para protegerla de las mareas. Comienza en la plaza de Dam y se extiende desde la calle Damrak al oeste hasta la plaza Niewemarkt al este. Es famoso por la prostitución que se ejerce en los escaparates de sus calles y por la manera en que su sociedad convive con ella.

El Barrio Rojo es ejemplo de lo tolerante que puede ser la sociedad holandesa. Por sus calles vemos vecinos de toda la vida, estudiantes, turistas, prostitutas, camellos, mendigos, drogadictos, se respira tolerancia que permite a quien sea ser como es sin ser molestado. Sobre el respeto por el otro que existe de por sí se apoyan las leyes holandesas que dan el margen para que se cree su particular ambiente. Así pues, muchas personas se ven desplazadas desde otras zonas de la ciudad a la libertad del Barrio Rojo.
Ya en la Edad Media el Alguacil del barrio era el encargado de administrar los burdeles de la actual calle Damstraat. En el siglo XVII, tras un periodo de prohibición, aparecen lo que se entiende como sus primeras vitrinas: las prostitutas comenzaron a exponerse desde sus propias ventanas y puertas de sus casas o habitaciones. En la actualidad la prostitución está legalizada y cada prostituta paga su seguridad social y sus impuestos como cualquier otro trabajador del país.

Es posible que el Barrio Rojo sea uno de los espacios urbanos más seguro donde comprar sexo, y las autoridades se enorgullecen y lo explican al visitante. Sus profesionales pasan rutinarios controles de salud y en pleno barrio encontramos una clínica pública que atiende consultas sobre enfermedades de transmisión sexual a las prostitutas y sus clientes de forma anónima.

Pero más allá de sexo es un centro de importante vida cultural y nocturna y una de las zonas que posee la arquitectura más atractiva de Amsterdam. Encontramos sus calles pobladas por las típicas casas de la ciudad exageradamente inclinadas y de espectacular belleza. La iglesia de Oude Kerk, es otro de sus símbolos arquitectónicos, una iglesia católica rodeada de escaparates de luces rojas, que data del siglo XIV, y en cuyo interior alberga una pequeña basílica ¡del año 112!

Sus calles están repletas de bares, sexshops, gente, cerveza y no se corre mayor riesgo que el que se puede correr por cualquier otra ciudad. Su gente es agradable. Muchos de sus locales son únicos: el De Banannenbar (Bar de la Banana) o el night-club Caos Ros, que hay que ver, pero por favor, no entréis con niños.