Finlandia: las saunas finlandesas

octubre 21, 2007

sf151415.jpg

[Foto extraída de Iberimage.]

Sin duda, “sauna” es la palabra finlandesa más extendida alrededor del mundo. No en vano, para los 5.1 millones de habitantes de dicho país existen 1.7 millones de saunas, una por cada tres finlandeses. Éstos, desde tiempos muy remotos, al habitar en un entorno climático hostil por sus bajas temperaturas, se vieron en la necesidad de calentar sus viviendas, y revitalizar los tejidos a través de la generación de calor y vapor.

La “sauna finlandesa” es, pues, un baño de aire caliente y seco que se toma en habitaciones de madera que poseen una estufa que contiene maderas aromáticas y, sobre ellas, piedras que al contacto con el agua sueltan vapor.

La temperatura ideal para tomar una sauna es de 90º o 100º. Debe tomarse en dos periodos de no más de 15 minutos, entre los que debe intercalarse duchas frías o inmersiones en piscinas o lagos helados. Se finaliza el proceso un una ducha fría con jabón. El vapor de las piedras y las altas temperaturas purifican la piel, la tonifican y relajan el cuerpo. Por lo que no es de extrañar que desde un inicio se convirtiera en un rito de limpieza espiritual y físico.

La palabra “sauna” existía en el vocabulario de los antiguos fineses que creían que el vapor que emanaban las piedras era el espíritu del sauna llamado Löyly. Al principio el rito consistía en el calentamiento de las piedras y el baño ocasional de vapor en cubiertas similares a las de los indios americanos.

Se tienen evidencias de la existencia en Finlandia de saunas de madera que datan del siglo V: cabañas de una sola habitación donde se cocinaba y tomaba la sauna. Es hasta el siglo XI cuando se separan las habitaciones y se dedica una para la cocina y otra para el rito y la vida diaria. En el XIX aparecen las saunas cerradas de ladrillo, más seguras que las anteriores que eran abiertas y corrían el riesgo de incendiarse. Esto facilitó la difusión del sauna hasta lugares hasta entonces impensables. En el siglo XX, con el crecimiento de los núcleos urbanos, se crean las saunas de uso comunitario en los edificios y las saunas públicas en las que además se ofrecían servicios de masajes, lavadoras y piscinas. Con la llegada de la estufa eléctrica la difusión de la costumbre fue total. Ahora, se suele construir la sauna propia junto al cuarto de baño.

Ser invitado por un finlandés a desnudarse y tomar una sauna debe ser considerado un honor y no debe sorprender. Pero si no se tiene esta suerte, existen algunas saunas públicas en lugares realmente bellos como en Tampere a orillas de los lagos Näsijärvi y Pyhäjärvi.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: